Memorias

Por aquellos momentos no tenía idea de lo bien que se sentía estar sólo. Fue sólo entonces que descubrí que la soledad nos ayuda a encontrarnos a nosotros mismos, a viajar por los profundos de nuestros pensamientos. Pero aún así te extrañaba, inevitablemente sentía esa imperiosa necesidad de verte, de abrazarte y de escuchar tu hipnótica voz. Me senté un momento en el jardín, quería seguir meditando, y también quería escribir algo, algo que talvez algún día llegaría a tus ojos, así que empece.
Camila no soporto tu ausencia, es bastante dolorosa, como cientos de cuchillos incrustados en el pecho. Poco a poco eh ido asimilando, pero no rindiendome, me rehuso a dimitir en tu búsqueda, me rehuso a saberte perdida, porque fuiste mía y yo fui tuyo y esa es una enorme razón para seguir aferrado a este sentimiento. Y aunque no puedas saberlo en este preciso momento; me prometí ser mejor persona, superarme en todo sentido, para que el dia que te encuentre no tengas una sola excusa para huir nuevamente. Te amo y esto es los más grandioso que jamás haya sentido, esa es la fuerza que me impulsa a esperar por ti, esa es la fuerza que me incita a amarte aun en tu ausencia.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s