Mujer de mis ojos II

Mujer de mis ojos
La extraño, siempre usted en mi cabeza. Hoy conseguí un nuevo empleo, uno muy bueno. Parece que el destino me quiere entero, vivo, con ganas de seguir. Todo se lo dedico a usted, aun cuando no lo sepa. Tengo la certeza de que algún día podrá leer mis cartas. Le he escrito ya un montón. Cuando la pienso, mis dedos no logran detenerse. Mi pluma debe odiarme y no la culpo. Yo y mi asidua insistencia de querer escribir todo lo que siento. Y más ahora que la soledad es mi única compañera. Me siento extraño, como si me hubiesen amputado una parte de mi, que se quedo ahí con usted. Yo creo que fue el corazón, o talvez el alma que quedo adherida a su pecho. Espero que me recuerde, y una que otra vez me llore. Cuando yo extraño, me da por llorar. Es la única manera en la que limpió mi alma. Mujer de mis ojos, hoy iré a dormir con la esperanza de soñar con usted, a su lado, beso a beso… Así qué me voy, la dejo un par de horas, mañana cuando despierte tomare nuevamente mi cuaderno para escribirle a usted cuanto la amo. Insisto; soy un loco, pero un loco enamorado. Hasta pronto amor mío, linda noche, desde aquí te mando un millón de abrazos, que espero le lleguen al corazón.

Eduardo Horta G’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s