Mujer de mis ojos III

Mujer de mis ojos
Hoy llegue a mi nuevo hogar. A decir verdad es frío como un congelador, pero no por el clima, si no por la ausencia de tus ojos. La soledad comenzó a abrigarme desde el primer día. Me la he pasado acomodando todas mis pertenencias, que se resumen al sentimiento y yo. Me recosté un par de horas, para cerrar los ojos y pensar en vos. Me acorde de aquel día en que nos besamos bajo la lluvia. Y deseaba que esa humedad me alcanzara hasta mi alcoba. Pero ahora solo puedo besar el recuerdo de esos labios rojos, de esos labios intimidantes que me besaron una y otra vez el corazón. Mujer de mis ojos, me pregunto que estarás haciendo en este momento, deseo que desees desearme, y quiero que quieras quererme, aún cuando me marché. Estoy loco, y sin remedio. Pues aún cuando no tienes pista de mi, nos seguirá uniendo el sentimiento. Mujer de mis ojos, aquí en mi soledad me acompaña su recuerdo, y ante tanta distancia puedo decirle a usted, que la amare hasta que estos ojos sean comidos por los gusanos, cuando descanse 6 metros bajo tierra. Buena noches, siempre suyo Eduardo Horta.

Eduardo Horta G’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s