Mujer de mis ojos X

Mujer de mis ojos , otro buen día para escribirle, otro día para pensarle, otro día más para amarle. Mujer de mis ojos, siento que, aterrice esta revolución de sentimientos que venían nublando me la vista. Ya sabe, la mujer esta, que había estado machacando mis sentir por usted. Ayer la vi, fuimos a pasear al parque. El clima era precioso, un viento seco nos acompaño todo momento. El sonido de las aves volando cerca de nosotros embelesaba mis oídos, y la charla enriquecía a un más, el placer de aquel paseo. Charlamos sobre casi todo, debo admitir que esa mujer es muy universal en sus temas de conversación. Y yo, extrañamente fungí como un oído sólido para ella. Hablaba parcamente, pero como usted sabe, con comentarios profundos. Mi intención era que la conversación me llevase hasta usted. Quería aclararle a mi acompañante que yo aún sigo enamorado de usted, y que el sentimiento nada lo romperá, ni si quiera ella. Después de un par de silencios, decidí empezar la catarsis, y como siempre, me deshice en halagos hacia usted. Mujer de mis ojos. Mis labios, mi garganta y mi corazón, se vuelven presa suya, y a detalle comencé a decirle todo. Al tenor de la conversación pude notar que su mirada se perdía en el cielo, eso me hacia pensar que estaba ignorándome. Pero, la realidad, es que estaba escuchándome, sin refutar nada, sólo quería que sacara todo. Una vez que termine, me miro fijamente, tomo mis manos y coquetamente se acercó a mi para decirme.
-Eduardo, entiendo todo eso que me dices. Yo también estuve enamorada, y te estoy hablando de un amor profundo. De esos amores que no se olvidan ni con un agudo sufrimiento. Pero tienes que ser consciente de algo; El amor, por naturaleza propia, e irrevocablemente. No se olvida, no se abandona, no se asesina. La única manera de superarlo es madurando lo. Es decir, entiendo que tu sentir esta aún cautivó en esa mujer, y que no encuentres el placer de besarme a mi. Pero nada es para siempre. ¿Cierto?. Así que puede que no sea mañana, ni pasado, talvez ni en diez años, que tu superes ese amor. Y eso no te quitara jamás el derecho o la necesidad de volverte a enamorar. Y el problema, el único problema que yo encuentro en esto, es que yo veo en ti a un hombre maravilloso, a un hombre honesto, a un hombre inteligente, pero más importante aún; yo veo en ti a un hombre de sentimientos pulcros. Y es toda esa suma, la que esta restandole fuerzas a mis deseos de irme. Porque se que vale la pena, esperar por ti. ¿Sabes algo?. Tu has echo que vuelva a poner toda mi fe en el amor, y eso no es cosa fácil. Mi madre me decía siempre que me veía triste, al igual que usted, por un amor mal correspondido: -Hija, llora, llora fuerte. Hasta qué el aire no te alcance. Porque te aseguro que no vas a morir. No conozco a nadie que haya muerto de desamor. Y ten presente algo hija: el amor es tan sabio, que todo este dolor te hará crecer como mujer, como persona. Te hará ser mejor en todo sentido. Y una cosa más. Cuando toda tu derrota pase, llegara un hombre que te mostrara nuevamente lo bello que es amar. Por eso quiero que llores, que sufras. Para que cuando el llegue, tu estés preparada, y como una leona, luches por estar con el.
-¿Te das cuenta Horta?. Todo eso que malvivi con el primer amor, ahora me tiene aqui. Firme, entera, con todo el poderío para esperar por usted, para esperar a que tu te derrotes y que tu amor madure, para que así puedas ver el brillo en los ojos de otra mujer.
Quede anonadado, pasmado de inicio a fin. Mi boca quedo como amarrada y mis ojos se concentraron fijamente en el piso. Tarde un par de minutos para discernir lo que acababa de escuchar. Después levanté lentamente la mirada, le acaricié la mejilla, y me acerque para besarla. Fue un beso por de más tímido. Pero fue uno de los mejores besos que haya sentido. Después de eso, mis brazos la rodearon, y su cabeza se cobijo en mi pecho. Mis manos comenzaron a acariciarle el cabello. Y después, mujer de mis ojos, después, reafirme mi pacto con usted.
-Sofía, lo que acabas de decir es un pensamiento muy profundo. Me sorprende tu calidad humana e intelectual. Pero quiero serte claro. Nunca voy a superar a Zoe, nunca. Saber porque. Porque eh prometido ser un gran escritor, y en esa promesa van incluidas un puñado de cosas relacionadas con Zoe. Pero la más importante es que; Cada una de mis letras serán para ella, siempre, hasta mi última coma, o punto. Quiero que ella quede inmortal en mis textos, porque les da vida. Y déjame serte honesto; eso ni un millón de tus besos lo transmutara. Soy consciente de que algún día me enamorare otra vez, pero quiero que esa mujer sea consciente de que tendré un amor raro, porque será compartido. Por una parte Zoe en cada una de mis letras, en la ausencia de sus ojos, en la lejanía de sus besos. Y el otro, en el día a día, en el beso a beso. Así que si tu estas dispuesta a leer a Zoe en mis libros… Entonces no hay nada que me separase de ti, ni si quiera Zoe.
Mujer de mis ojos, ya esta todo dicho. Siempre la amare a usted, eso no esta a discusión si quiera. Pero mi amor también será para otra persona, aunque se que suena estúpido y por demás cínico, que, puede sentir algo por dos personas a la vez. Ya me duele la mano, la dejo, me siento extraño, pero mejor ayer. Siempre suyo: Eduardo Horta
Eduardo Horta G’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s