Mujer de mis ojos XIII

Mujer de mis ojos, el frío comenzó a a golpear con dureza. Eso ha echo que los días sean más grises de lo común. Y usted tan lejos como siempre. Sofía vendrá en la tarde, vamos a ver películas. Me siento todo un adolescente con este idilio con mi nuevo amor. Le tengo una pequeña sorpresa a Sofía. Ayer le empece a escribir a ella, como lo hago con usted. Pero la de usted son en general memorias, y con Sofía es así como tipo “Diario personal”. Con usted escribo sobre un amor imposible, y con ella sobre lo posible que es al amor. Con usted escribo sobre abandono, con ella sobre cercanía, con usted escribo sobre tristeza, con ella sobre felicidad, con usted mis letras son grises, con Sofía están llenas de color. Así que esto es el principio del cambio, del cambio sentimental. Mi corazón siempre será suyo, pero ahora también es de Sofía. Eso mismo pasa con mi amor, porque ese ha sido de usted, pero ahora no tiene exclusividad. Si lo ponemos en una balanza, puede que usted y Sofía estén en equilibrio. Pero el amor cuando se alimenta crece, y por el contrario cuando se abandona se marchita hasta que muere. Entonces al tenor de eso, ya sabe usted hacia donde se inclinara la balanza. A menos que por arte de magia se me volviera usted a aparecer, cosa que dudo, y que espero no suceda. Porque la herida podría volver a sangrar, y no se si quiero regresarle todo mi sufrimiento. Por eso mejor la amare desde acá, con un indulto obligado. Ya sabe usted que no puedo matar ni una mosca. Me voy, siempre suyo: Eduardo Horta
Eduardo Horta G’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s