Mujer de mis ojos XIV

Mujer de mis ojos XIV
Mujer de mis ojos el hechizó esta por romperse, hoy tatué a Sofía en mi cuerpo. Estuvimos juntos, fundidos en cuerpo y alma. Hicimos el amor, si, el amor. Porque la conexión física estuvo acompañada de lo que estoy sintiendo por ella. Es inexplicable, magnífico. No planeamos nada, sólo nos dejamos llevar por las ganas inconmensurables de estar juntos. Su desnudez es magnética, como estar viendo fijamente a la mano de un hipnotizta, hasta quedar fuera de este mundo.
Cuando todo término me pare y me acerque a la venta, recorrí la cortina y comencé a mirar la luna. Comencé a pensar en usted, y en todo lo que pudimos haber echo juntos, inclusive esto que ahora mismo perpetre con alguien ajeno a vos. De cuándo el cuando volteaba de reojo para ver a Sofía, que estaba profundamente dormida, abrazada de la almohada, talvez soñando conmigo. Así que tome mi cuaderno para contarle esto mujer de mis ojos. Mi lápiz esta parpadeante, como si tuviese Parkinson, así que cuando lea esto puede que no entienda mis jeroglíficos. Que más da, me siento como recargado en una muralla de paz, de gloria, de pasión, de amor. Esta catarsis emocional me ha echo querer hablar con usted, darle sus cartas. Esa será la despedida, porque no habrá nada más que nos una a usted y a mi. Aunque la amare siempre, no la quiero cerca de mi. Me tengo que ir, lo siento, Sofía esta despertando. Siempre suyo: Eduardo Horta

Eduardo Horta G’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s