Así muere el orgullo, o la dignidad…

Hola Zoe. Perdona mi insistencia. Pero no puedo estar así, me parece injusto e inecesario. Sólo quiero saber de ti, de la mujer de mis libros. Quiero dejar el orgullo. Ahorita estuve con tu mamá, y no pude evitar sentir todo eso que me ha echo escribirte, y que me hace callar también. Porque soy conciente de tu vida y todo eso, pero de alguna manera no puedo mandar en mis sentimientos. Eh dedicado gran parte de mi vida a hacer cosas para ti, en la distancia o como sea. No sólo mis libros, que es lo que más amo porque ahí te cuento lo mucho que eh amado, al límite de todo. Sin la intención de cambiar eso, más bien con la intención de guardarlo, porque es lo más grande que eh sentido. Y se que jamás lo sentiré de esa manera. Talvez, esa sea la razón por la cual guardo la ligera esperanza de regalarte mis días, y todo lo que tengo o puedo hacer. Me perturba todo lo que te ha sucedido porque se que tu vida ah sido compleja. Y eh añorado por años cuidarte, y hacerte feliz, tenerte en abundancia, en bonanza sentimental, espiritual, inclusive material. Me eh aferrado insistentemente a tu recuerdo, y a lo que siento. Porque cabe decir que lo siento con la misma intensidad, es sólo que el orgullo y las circunstancias me ponen el freno. No quiero entorpecer tu vida, al contrario, quiero ser tu brazo fuerte. Que nada te vuelva a lastimar, pero aveces ya no se como hacer. Sólo se me ocurrió esto, que es la mejor manera en que se expresarme: escribiendote. A ti, siempre a ti, la única mujer que vive en mis letras. Aquí abandonó el ego, y toda esa hecatombe de grandeza que me ha generado mi estilo de vida. ¿Sabes?, hace tiempo pensé erróneamente que había olvidado ese sentimiento tan puro. Pero me di cuenta día a día, error tras error, que nadie puede hacerme sentir así. Y me cuesta trabajo decirte que te extraño, pero si lo hago, no hay un sólo jodido día en que no te piense. Necesito verte, no sabes lo bien que me haría escucharte, ver tus ojos, tu sonrisa, y decirte todo esto que eh callado casi 7 años. Por la necesidad de respetar tu espacio vital, que también es el mío. Pero no me resigno a estar con alguien más que no seas tu. Y de nuevo, perdón si estoy siendo imprudente. Pero ya no quiero reprimir lo que siento. Cada latido, cada respiro, cada logro, cada letra es por ti, para ti, porque te amo. Como el primer día, con la misma honestidad, con la misma emoción, con la misma fuerza, con el mismo deseo, con la misma fe de llenarte los días de sonrisas. No te alejes, bueno no tanto como sabes. Necesito a la mujer que me inspira y que saca lo mejor de mi. Así es, te necesito, cerca, para protegerte de todo lo que pueda hacerte algo, y con todo lo que tu vida conlleva, porque toda me gusta. En fin, sólo quería decírtelo. Me sale del alma, de lo profundo del alma, y te aseguro que es algo más fuerte que yo. Es simplemente lo mas maravilloso que Dios me hizo conocer: El amor incondicional, al límite de la locura, esa locura que me hace amarte más que a mi propia vida.
Siempre tuyo: Eduardo Horta G’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s