Siempre juntos

No puedo negar que mi alma esta fracturada en dos partes. Una es dichosa, feliz, orgullosa porque sabe de la bendición que es amar con la fuerza con la que yo he amado, y por otro lado esta derrotada, triste, sin brillo, porque también es conciente de que la pérdida es dolorosa, porque sabe que día a día, hora a hora se alejan los corazones, queda atrás lo vivido, lo sufrido, lo compartido, lo prohibido…
Trato de llevarme mis lágrimas lejos de dónde puedan llegar a usted, porque sólo yo se que el llanto me cura y que tiene una razón importante.
¿Sabes?. Estoy tratando de erigirme, de renacer, y no pienses que para olvidarte, porque tengo la certeza de que jamás lo haré. Más bien con la idea de aprender a amar a alguien en la distancia. No descarto nada entre vos y yo, pero por el momento el sendero de tus manos no esta sobré el mío. Tus ojos se han volcado lejos de mi, y no se que tanto, pero ni eso ha impedido que la flor que vive dentro de mi siga viva. La alimento con tus fotos, con tus cartas, con tu aroma aún impregnado en lo profundo de mi olfato, con tus besos aún presentes en la comisura de mis labios, con tus voz cantándome en el recuerdo, con todas las locuras que nos hicieron fuertes en el lazo, con eso y mucho más.
Es demasiado bello amar en la forma en que te estoy amando, aunque duela, aunque apretuje, aunque marchite, aunque lapide mi felicidad en ocasiones. Nunca, y digo nunca, porque nunca volveré a sentir algo como lo que tu semilla me hizo crecer en el corazón.
Entiendo que quieres gobernar tu libertad, conocer otros cielos, y no te detendría en tus anhelos, a menos que estuviera aún en uno de ellos. No pretendo llorarte en esto que ahora mismo te escribo, sólo quiero expresarte como es que todo esto me ha golpeado. Es duro, pero vuela, a donde el corazón te guíe, sólo no te alejes mucho, para cuando las fuerzas no me alcancen más, pueda por lo menos contemplarte, con todo lo maravilloso que descubrí en vos todo este tiempo de mi mano.
Si decides que tu cielo está en el mío, te esperare con la certeza de que te amo a cada respirar, con la esperanza de construir una vida juntos.
Recuerdo todos esos días en que estuvimos juntos, porque lo estuvimos en todas las maneras que un hombre y una mujer lo pueden estar. Me entregue sin condición, en cuerpo, en alma, en corazón, en espíritu, en todo… Y lo mejor de todo es que lo haría una, y otra vez, con la misma pasión, con la misma intensidad, pero sobre todo con el mismo amor.
Te amo, como se ama la vida, como ama a algo por lo que darías esa misma vida.
Siempre tuyo: Eduardo Horta G’

Anuncios

2 comentarios en “Siempre juntos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s