Nunca te deje de amar

Después de verlos juntos decidí marcharme, porque existe algo en la vida llamado dignidad, y eso no se debe perder bajo ninguna circunstancia. Incluso cuando el amor está de por medio. No le envíe ningún mensaje, no volví a llamarle, sólo le escribía sin cesar. Con la complicidad de mi cuaderno, de la tinta, e inclusive de la decepción que me había causado todo eso. Después de no se cuantos días, me llamo, por su puesto no conteste, y no porque no quisiera si no que nuevamente la dignidad me puso el freno de mano. Lance mi móvil a la cama y tome un libro, lo hojee un par de veces y también lo lance a la cama. Me recosté y me avasalle sobre mi cuaderno.
Zoe, quisiera tenerte en frente y lanzarte todo lo que te he escrito en la cara. Me gustaría deshacerme de todo, pero es inútil, el amor no se puede desechar cuando se siente con esta intensidad con la que estoy sintiéndolo. Te se enamorada, y no de mi, pero eso no cambia absolutamente nada en mis adentros pues, el amor no depende de la reciprocidad, así que por más que lo intente se que no podré olvidarme de tu sonrisa bella jamás, y digo jamás porque en el amor si existen los nunca, los jamás, por eso mismo hoy te digo: nunca te deje de amar.

Eduardo Horta G’

Anuncios

Un comentario en “Nunca te deje de amar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s