El amor de mis sueños

Cuando era niño solía escuchar a mi madre decir que el amor era como un invento inútil que para lo único que servía era para hacer sufrir a la gente. Pero cuando crecí, descubrí más cosas. Mi madre tenía razón: el amor hace sufrir a la gente, porque la gente tiene la extraña costumbre de enamorarse en la persona menos indicada. Y no es que quieran en realidad enamorarse de alguien en específico. Lo que pasa es que, el amor llega con la rapidez con que lo hace un rayo, y, eso nos impide elegir, entonces, el amor elige por nosotros. Pero el amor no es sólo eso que decía mi madre. El amor es también un generador de sueños y de sentimientos extraños que nos hacen perder todo atisbo de razón. O al menos eso me paso a mi, caray, exactamente eso. Fue espontáneo, como cuando enciendes un fósforo y de repente la intensidad de la llama empieza a iluminar. Así fue, sin ningún tipo de contratos, sólo la vi, y listo. Lo que no sabía es que ella estaba con alguien, y tampoco sabía que eso a la larga convertiría este amor sólo en un sueño. El miedo me invitaba a huir, a alejarme lo más posible de esos ojos, pero, el amor tan testarudo me hizo permanecer tan cerca que, termine más perdido que al principio. La mayor parte quería verla, abrazarla o simplemente estar a su lado, pero aveces la veía a lado de el y todos esos deseos se esfumaban. Sin embargo el lazo se fortalecía, al igual que el dolor. Debo admitir que su capacidad de oratoria es excelsa, y me empezó a atrapar palabra a palabra. Las promesas se hicieron comunes, y también inverosímiles. Con el paso del tiempo deje de creer en eso de “algún día estaremos juntos”, porque cuando alguien te ama de verdad, te alimenta con hechos y no con promesas, como lo hacía ella conmigo. Además estaba el, un tipo simplón, delgado como manguera, con el semblante seco y la sonrisa tímida. Pero era el quien podía dar un paseo en bicicleta a su lado, era el quien podía ver una película en el cine con las manos entrelazadas, era el quien podía ver las estrellas mientras se recostaba en sus piernas. Recuerdo una vez que la vi en el parque, a eso de las 8 de la noche. Para esos días me era casi imposible esconder todo lo que estaba sintiendo. Porque cuando el amor es honesto se manifiesta incluso en el brillo de los ojos, y a mi los ojos me brillaban con el simple echo de recordar su nombre, aunque aveces los recuerdos me apachurraban, sobre todo cuando esos recuerdos me aterrizaban en la realidad de que el estaba con alguien más y que aunque soñara cruel yo era el “otro”. No se cuanto tiempo resistí esa dinámica destructiva, porque aunque el amor fortalece, a mi me estaba destruyendo, segundo a segundo, y eso era porque el amor, mi amor, no tenía algo que se llama reciprocidad y que al final es lo que fortalece, o destruye según sea el caso.
Un día mientras llovía me asome por la ventana, quería ver la lluvia golpeando el suelo, y la luz de los rayos que coloreaban de un color cobrizo el cielo. Ese día, tome una decisión, casi obligada, porque estaba devastado. Ese día decidí alejarme de lo que más he amado. Me sentí vacío y tenía miedo en demasía por lo que acaba de decidir, pero yo sabía que era la única manera de sobrevivir a este sueño, o pesadilla. Así que desde ese día me ausenté y acallé todo el sentimiento, aún con todas las lágrimas que han estado de por medio, así que desde ese día me ausenté, huí, me aleje, me esfume de ella, la mujer de los chinos, de ella, la mujer de mis sueños.

Eduardo Horta G’

Con dedicatoria para Alejandra Facio Ojeda, quien me sugirió escribir este texto.

Anuncios

Un comentario en “El amor de mis sueños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s