Amaba tanto

Amaba tanto cada una de nuestras memorias, que, la distancia me parecía absurda. Nos alejamos, tanto, que, solo nos quedaba justo eso, un par de memorias sobre esos días en que nos contábamos historias al oído. Aún me quedaban las huellas d tantas y tantas caricias, aún tenía los labios irritados de tantos y tantosSigue leyendo “Amaba tanto”