Cien días después de ti (Fragmento)

No había despedida porque yo no quería que se fuera, ni ella quería irse. Era estúpido en realidad; huir de lo que sientes. Nadie en el mundo puede hacerlo.

-Bueno, sin querer estamos juntos de nuevo, o quizás, es “con querer”. Nada en la vida es casualidad, Cami, nada, todo tiene un propósito. Y pienso que nuestro propósito, o el propósito de todo esto es que seamos felices.
Me sudaban las manos y hablaba por inercia, pareciese como si hubiese preparado lo que dije, pero, en realidad no preparé nada, mi corazón hablaba a través de mi garganta.

-¿Y, si estás equivocado?
Esbozó entre lagrimas, observando un horizonte que no quería que siguiera.

-Observame.
La tomé de ambos hombros, y la acerqué a mi. Podía escuchar sus latidos, sentir su respiración. Cada latido era un tic tac que me recordaba lo mucho que había aun en mi para ella.
-Camila, si estoy equivocado, que más da. Estamos juntos, y, espero no estar siendo egoísta, pero, no te quiero con nadie más. Muchos dicen que el amor debe valer la pena, pero es momento de que valga la felicidad. Somos tu y yo, resumido a lo que sentimos, a lo que soñamos. Quiero que te quedes, siempre, como te pedí el primer día que pude verte a los ojos.

-Eduardo Horta G´

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s