Pude olvidar muchas cosas 

Pude olvidar muchas cosas pero nunca tu sonrisa, esa que me volteaba el mundo ¿Sabes? En ocasiones, como un ser humano promedio, intentó fijar la vista al frente, sin voltear a ese pasado que me sigue acariciando. Pero, siempre que volteo la mirada, me revuelves los intestinos, para bien, claro. Cuando me fui, lo hiceSigue leyendo “Pude olvidar muchas cosas “

Cien días después de ti

Como brisa que viaja desde el sur, acariciabas lo que nunca nadie pudo. En un tono arrogante solías decir que nadie podía igualarnos, que, éramos una bella posesión mutua. Aunque, la palabra suena enfermiza, me agradaba. Poseer el poder de hacerte feliz mientras yo lo era contigo, distinto a todo lo que había conocido. UnaSigue leyendo “Cien días después de ti”