Cien días después de ti 

Buscaba mil maneras de decirte “te quiero”, de evitar que te fueras. Extendí las manos para poder tomarte, aunque ya estabas lejos, muy lejos. Espeté aquel “te quiero” con la fuerza que impulsa el miedo a perderlo todo, porque tú eras mi todo. Pero el sonido de mi voz no llegó a tus venas, ySigue leyendo “Cien días después de ti “