Dejar todo lo anterior atrás

Y, ¿por qué no? En esa vida

No hay muchas maneras para empezar a contar una historia

No hay muchas maneras para empezar a contar una historia, la mayoría de ellas empiezan con; había una vez. Bueno, la mía también podría comenzar así, porque existió esa vez, en ella, en todo el fuego que había en mis manos cuando la tenía, en el frío que se formó en mí cuando se fue.Sigue leyendo “No hay muchas maneras para empezar a contar una historia”

Llevas las huellas de nuestro destino

Somos un juego infinito

La lluvia libre tras el tintineo de sus gotas mucha añoranza, muchos suspiros contenidos. Las nubes descargan un principio de vida, que no hace si no, elevar las memorias; memorias de mi pluma, memorias del reflejo de esos ojos marrón que el tiempo no ha podido apagar. Los chorros acumulados se convierten en tinta cuandoSigue leyendo

Taza de café

Han pasado los años, ciertamente entiendo que no pudimos detenerlos, no quisimos, ni si quiera lo intentamos. Nos reconciliamos a solas con nuestro pasado, mientras a hurtadillas la vida iba reconstruyendo lo que dejamos roto cuando partimos. Sentí algo de ansiedad, mirando cada 2 minutos la puerta de la entrada del café. Usualmente soy insoportablementeSigue leyendo “Taza de café”