Mujer de mis ojos IV

Mujer de mis ojos Es el tercer día de ausencia. Duele?. No se, en estos momentos estoy desconectado de toda realidad. Podrás creerme que sólo di un sorbo a un frío café en todo el día?. El resto del día lo ocupe durmiendo, otras veces leyendo, y en algunos otros momentos, como ahora; escribiendo. SaquéSigue leyendo “Mujer de mis ojos IV”

Sólo un momento

¿Recuerdas cuando sientes que vas a estallar?, cuando, ¿abres los ojos y ves una luz cegadora que te impide ver lo demás? Cuando, corres y corres anhelando el final. Así me sentí yo hoy. Sentía que mi cabeza estallaría y me esfumaría como una nube de humo, que mi corazón se saldría de su sitioSigue leyendo “Sólo un momento”

Mujer de mis ojos III

Mujer de mis ojos Hoy llegue a mi nuevo hogar. A decir verdad es frío como un congelador, pero no por el clima, si no por la ausencia de tus ojos. La soledad comenzó a abrigarme desde el primer día. Me la he pasado acomodando todas mis pertenencias, que se resumen al sentimiento y yo.Sigue leyendo “Mujer de mis ojos III”

Zoe Riverol

Hola, sabes, suelo odiar el echo de escribir cartas, por eso rara la vez escribo alguna. Pero quiero desahogar el rezago sentimental, así que te escribiré una a ti, a la única persona que me gusta escribirle. Cuando escribo; cambió situaciones, nombres, lugares, y en general casi todo, excepto el sentimiento. Ese siempre lo plasmoSigue leyendo “Zoe Riverol”

Memorias de un viejo amor

Recuerdo haberle dicho que necesitábamos hablar. Esa trágica frase que usamos las personas para cerrar ciclos con otras personas. Ella solo asintió, y me pidió que fuéramos al parque, a nuestro parque, nuestro cómplice en el cariño, en el pecado, en el llanto, y en todo lo que se vive cuando compartes la vida porSigue leyendo “Memorias de un viejo amor”

Carta de Perdón

Perdónenme mamá y papá Perdónenme mamá y papá, al parecer la fuerza que creía poseer no fue la suficiente para soportar un día más. No espero que lo entiendan, pues su capacidad de comprensión es mínima hacia mi forma de pensar. No espero que se sientan culpables por la decisión que tome, pues independientemente deSigue leyendo “Carta de Perdón”

Sorpresas de la vida

Fue un día como cualquier otro. De esas casualidades que te suceden en la vida, pero que te cautivan de muchas maneras. Paseaba erguido con la seguridad que me permite el nombre que letra a letra he ganado por estos rumbos. La vi, me vio, nada paso. Sólo el echo de sabernos conocidos el unoSigue leyendo “Sorpresas de la vida”

Encuentros peligros Parte I

La cita había sido acordada a las 7 de la noche, y como suelo acostumbrar, no estaba aún preparado. Apresurado, abotonaba mi camisa purpura, con rayas negras, lo hacía de arriba abajo, para después colocar un poco de aerosol en mi cabello y darle un poco de acomodo. La presión era incesante, pues el tiempo marchabaSigue leyendo “Encuentros peligros Parte I”