Era su cintura 

Era su cintura que encajaba en mis brazos, su cabello húmedo y desaliñado, sus sueños puestos en mi pecho después de que el interruptor nos llenó de oscuridad, o su piel repleta de historia, no mía, pero al fin historia. Era eso, que sé yo, el caso es que me robaba el sueño. Sólo cerréSigue leyendo “Era su cintura “

Cien días después de ti

Como brisa que viaja desde el sur, acariciabas lo que nunca nadie pudo. En un tono arrogante solías decir que nadie podía igualarnos, que, éramos una bella posesión mutua. Aunque, la palabra suena enfermiza, me agradaba. Poseer el poder de hacerte feliz mientras yo lo era contigo, distinto a todo lo que había conocido. UnaSigue leyendo “Cien días después de ti”

Carta hasta el vientre 

La noticia nos llegó en una tarde colorida, como un síntoma de cuanto color iba a darle a nuestra vida. Sus primeros latidos se habían gestado apenas hace un mes, pero, parecía como si esos latidos hubiesen vivido una eternidad en nosotros. La sonrisa fue inevitable porque no fue ese típico accidente, además, siempre heSigue leyendo “Carta hasta el vientre “

Estoy en una etapa de mi vida

Estoy en una etapa de mi vida que me hace pensar que la estuve esperando. Me gusta soñar las cosas, pero usualmente no sueño a las personas, y, actualmente la estoy soñando. En lo literario porque quisiera escribirle, en lo material porque quisiera verla y en lo espiritual porque estoy sintiéndola. -Eduardo Horta G