Desnudo ante tu ausencia

Me sentia desnudo, desnudo ante tu ausencia. Mis letras antes impregnadas de ti, comenzaron a desgarrarse. Titubeantes, se asomaban muy casualmente ante mi cuaderno, y a hurtadillas se plasmaban sin mucho sabor. Te marchaste, pero no fue decisión tuya, por eso no te odio. Cuando profundizo en ello, me resulta simple para el pensamiento, peroSigue leyendo “Desnudo ante tu ausencia”