Un nuevo suspiro

Todo llego con la rápidez con la que un rayo de luz surca el cielo. Sin avisos, sin nada. Sólo me toco y bang, ya no pude hacer nada, o en realidad no quise hacer nada. Esta vez decidí dejarme llevar, al paraíso, o al infierno según pase… Mi respiración empezó a ser diferente, heSigue leyendo “Un nuevo suspiro”