Perdidamente enamorado

Necesito un minuto, un sólo minuto para verte a los ojos, para tomarte las manos y acariciarte la mejilla antes de besarte directo en los labios. Necesito un minuto, sólo un minuto para abrazarte después del beso, acercarme a tu oído y decirte que estoy perdidamente enamorado, perdidamente enamorado de ti. Eduardo Horta G’