Es una eternidad extrañarte

De verdad que hoy te extrañé. (…) Esta noche te extraño. Te extraño tanto que ésta soledad me hizo sentirme hueca y mis ojos parecen goteras porque me he roto. Extraño tu físico porque sé que no tengo tu alma. Aún. Extraño tus manos finitas, tu aliento, tu cabello enmarañado que no necesita ser domadoSigue leyendo “Es una eternidad extrañarte”