Sorpresas de la vida

Fue un día como cualquier otro. De esas casualidades que te suceden en la vida, pero que te cautivan de muchas maneras. Paseaba erguido con la seguridad que me permite el nombre que letra a letra he ganado por estos rumbos. La vi, me vio, nada paso. Sólo el echo de sabernos conocidos el unoSigue leyendo “Sorpresas de la vida”