Y, ¿por qué no? En esa vida

Somos un juego infinito